Ser santo no significa saber mucho sino entregarse filialmente al Padre como lo hizo Jesús. J. Kentenich