Cada pequeño acontecimiento de nuestra vida es un saludo del Padre. J. Kentenich